Audi TT Roadster 2008 con integracion Ipod



La nueva generación descapotable del Audi TT supera cualquiera de las expectativas generadas desde su anuncio, una vez visto
y probado el TT Coupé de segunda generación, el modelo que ha servido para el desarrollo del convertible. Por diseño e
ingeniería mecánica, en una máquina netamente mejor que su antecesora. El diseño, aún manteniendo las bases del antecesor, ha mejorado la presencia del TT, con un mayor músculo visual en la parte
frontal, especialmente, con una parrilla, que combinada con

las dimensiones del capó proporcionan un aspecto contundente y
agresivo. En la zona trasera un faldón del que salen dos salidas de escape y sobre el capó trasero un pequeño alerón que emerge cuando
se sobrepasan las 75 millas por hora o bien a voluntad del conductor accionando un botón detrás de la palanca de cambio. Las luces traseras están compuestas por reflectores tubulares que crean una iluminación de gran calidad y nada vista en el
mercado del automóvil. El habitáculo también es mayor que el del anterior roadster, con el diseño característico de Audi. La capota blanda de es una gran calidad de ejecución, que se percibe con el coche en movimiento, ya que su sonoridad
aerodinámica es muy reducida. Con la capota plegada, la arquitectura del parabrisas protege bien del choque con el aire y de las turbulencias,
neutralizadas en gran medida por una rejilla que emerge accionada de forma eléctrica detrás de los asientos. La capota, especialmente ligera a pesar de su robustez, se pliega en forma de zeta sin más operación que la de pulsar un
botón y se guarda, sin ocupar mucho espacio en la trasera del habitáculo, dejando un generoso espacio para el equipaje, si
bien no ha de ser abultado, porque la altura del espacio de carga es limitado. Uno de los grandes argumentos del TT ha sido siempre su gran rigidez estructural estática, un atributo que en esta generación
ha sido mejorado en 120%. Esta condición se traduce en una menor vibración de la carrocería y en un comportamiento dinámico
más consistente, preciso y rápido. Para conseguir este comportamiento, los diseñadores han utilizado un sistema híbrido de construcción del chasis, ya que han
sido empleados el acero y el aluminio, en ambos casos de distinta resistencia. El esqueleto de la carrocería está construido en perfiles de aluminio extrusionado y de piezas de fundición a presión, en
tanto que el resto es de acero de alta resistencia, concentrado en la parte trasera del coche para equilibrar los pesos. El
aluminio supone 57% del peso total del coche. El modelo de prueba venía con el motor de seis cilindros y 3.2 litros que genera 250 caballos de fuerza y está acoplada a una
transmisión manual de seis cambios que se opera una facilidad que enamora. Con suspensión independiente en las cuatro ruedas y el sistema de tracción total Audi Quattro, el manejo del TT Roadster es
el de un auténtico deportivo. La tracción es delantera. El Audi TT Roadster es un firme candidato a desplazar a una competencia que tiene como principal enemigo al Z4 de BMW. El modelo de prueba tenía precio de $51,225, incluyendo el paquete de suspensión deportiva, el de interiores de lujo, el
sistema de sonido Bose, ruedas de aluminio de 18 pulgadas, luces de Xenón, conexión para el iPod y tecnología Bluetooth.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

QUE TE GUSTARIA VER MAS

CARROS Y MUJERES

Carros y Mujeres es un sitio dedicado a recopilar fotos de la web relacionadas con autos y mujeres hermosas. Todo el contenido aqui presentado fue retirado de la web.